Mantener tu Salud con ayuda de las Infusiones.

¿Mi Hijo con Diabetes Puede Comer Frutos Secos?

5

Los Frutos secos son un bocadillo estupendo o un complemento a la comida para niños y adultos con diabetes de tipo 1 o tipo 2. Las nueces nos dan magnesio, vitaminas B, vitamina E, fibra, proteína, grasas nutritivas y más!

Control de la glucosa en la sangre

La combinación de proteínas y grasas de los frutos secos puede ser especialmente útil cuando se trata de controlar el azúcar en la sangre, pero asegúrese de vigilar el tamaño de las porciones ya que son densas en calorías.

Al combinar los frutos secos con un alimento rico en carbohidratos, como el cereal, el pan o la fruta, puede esperar lecturas de glucosa en sangre más bajas después de comer que si tú o tú hijo comen sólo el alimento rico en carbohidratos.

Como parte de un estudio de investigación, los individuos con diabetes de tipo 2 tuvieron una glucosa sanguínea más baja después de comer una onza de nueces mezcladas con pan blanco, a diferencia de comer el pan solo. Un estudio parecido entre adultos sanos demostró que comer pistachos con arroz o pasta también limitaba el aumento de las lecturas de glucosa en sangre después de comer.

También me encantan las nueces por su contenido en magnesio. Entre sus muchas funciones, este mineral puede afectar la liberación y la actividad de la insulina, la hormona que ayuda a controlar los niveles de glucosa en la sangre. Curiosamente, muchas personas con diabetes de tipo 2 tienen bajos niveles de magnesio en la sangre. Y, según las Guías Alimentarias para los estadounidenses, el magnesio es uno de los nutrientes menos consumidos. Otras buenas fuentes de magnesio son los granos enteros, los frijoles y las espinacas.

Frutos Secos

La potencia de los nutrientes

Hay tantas maneras de complacer a las papilas gustativas y nutrir el cuerpo con nueces. Junto con sus distintos sabores, los frutos secos tienen cada uno un perfil de nutrientes único. Y cuando las combinas con otros alimentos densos en nutrientes, obtienes una súper dosis de nutrición buena para ti. Mezcla los pistachos picados y los melocotones en dados en el yogur. Ofréceles a los niños medio sándwich de mantequilla de cacahuete y plátano hecho con pan integral. Mezcle las nueces con cerezas secas para obtener una mezcla sencilla, o unte mantequilla de almendra en las manzanas rebanadas. Sus hijos se divertirán aprendiendo los nombres e identificando los sabores de una variedad de nueces. Ponga un pequeño tazón con pistachos, almendras, anacardos, cacahuetes, nueces, avellanas y más. ¡Disfrute!

Controlar el peso

Aunque las nueces tienen un alto contenido de grasa, pueden ser una parte importante de un programa de control de peso. Algunos estudios sugieren que los consumidores frecuentes de nueces son más magros que los que comen nueces con poca frecuencia. ¿Por qué? Una teoría es que las nueces satisfacen y suprimen el hambre, lo que lleva a una menor ingesta de alimentos en general. Las nueces en su cáscara pueden ofrecer otra ventaja: Romper la cáscara hace que el bocadillo dure más tiempo, presumiblemente aumentando la satisfacción y disminuyendo el comer en exceso.

No asuma que porque un poco es bueno, mucho es mejor. Demasiado puede llevar a un aumento de peso. Las nueces contienen entre 160 y 200 calorías por onza, así que tenga en cuenta el tamaño de las porciones. Una onza de nueces es alrededor de 24 almendras, 18 anacardos, 48 pistachos o 14 mitades de nueces.

Una advertencia: Para los niños menores de 4 años, las nueces pueden ser un peligro de asfixia a menos que sean picadas finamente. Por ello no dejarlos solos comiendo frutos secos y aunque haya alguien delante siempre darle los trozos más pequeños o cortados.

Leave A Reply

Your email address will not be published.